La antojología de Luis Jairo Henao

«Ayer por primera vez supe lo que era la aritmética cuando, sin que nadie se diera cuenta, me besaste en los labios. Ayer por primera vez supe que 1 más 1 son 1«

Jairo Aníbal Niño


Nunca el amor tuvo una expresión tan profunda y rica como en Occidente. El amor romántico, por supuesto, el de dar y no esperar, el de soñar y desear, el de hacer poemas a la amada o amado y solo encontrar consolación en el suspiro o en el silencio. Este tipo de amor, que nació en el medioevo, trajo la ternura, el roce de la piel y el alma, y tras generaciones jamás pasó de moda una serenata, unas flores, una carta escrita a mano impregnada de perfume o un hecho heroico para lograr la conquista. Actos sublimes que nos han humanizado, y que son una interpretación del mundo natural que habita en y fuera de nosotros. ¿No danzamos alrededor de la amada como las palomas? ¿No usamos trajes elegantes como el pavo? ¿No olemos delicioso como el cervatillo almizclero?

Así entonces, afín a esta temática tan intimista y siempre vital, es que el escritor pereirano Luis Jairo Henao ha sabido condensar en un libro-objeto sumamente rico en forma y fondo, la antología (antojología) poética titulada: Las ganas de leer me las aguanto (Éufrates, 2022). Una novedad en el mundo literario de Pereira, aunque eso sí, no es el primer libro donde el autor habla sobre el amor romántico y juvenil, porque desde sus primeras producciones se da cuenta de un largo historial creativo:  La noche se mira en la luna (1993), Canción temprana (1995), La última hoja del cuaderno (2000), La pubertad del semáforo, Matrícula condicional (1998), Cuaderno de tareas, y otras obras más elaboradas al calor de casi cuatro décadas de incursión literaria.

Con esta trayectoria es que Las ganas de leer me las aguanto aparece como una sorpresa para los lectores, y con gran acogida su contenido nos desarma, pues prosa de este tipo nos envuelve y nos transporta a etapas pretéritas colegiales, a esos salones de clases donde hacer una carta en hoja de cuaderno era la norma, rayar el tablero de tiza con piropos indirectos la costumbre, y donde el tiempo del descanso era el paraíso en la tierra para apreciar a ese ser que adorábamos en silencio. No exagero al decir que este libro es una obra de arte en su composición, un mensaje dentro de una botella, cuyo título demasiado sugerente y poético podría ser interpretado como: “Puedo pausar lo que leo, pero no puedo dejar de mirarte, de aspirarte, de mirar tus ojos como contemplando la luna”.

A ese nivel de experiencia y sentimiento nos lleva el autor gracias a las 90 páginas que contienen los 69 poemas que habitan allí, y ante las tres estaciones que ha delimitado Luis Jairo Henao para guiarnos por su mundo poético: Metáfora de besos; Una trenza de luna para un beso solitario; en un segundo tu mirada me enamoró. Tres subtítulos dentro del libro, o tres estaciones, que bien podrían ser otoño, verano y primavera, porque en el amor nunca hay invierno que valga ni que dure.

Con este libro que tengo en mi biblioteca y ante mis ojos, como se dice en criollo, estuvo bien jugado, o mejor, conjugados los elementos, pues la propuesta creativa de Éufrates Editor también nos hace sentir en el colegio, ya que las páginas cuadriculadas de este poemario nos ponen frente a la idea de una libreta de matemáticas o aritmética. ¿No era allí donde hacíamos las ecuaciones del amor y tratábamos de salir del cuadro? Libro que además de mágico y lograr transportarnos al futuro, a ese sentimiento que nace gracias a esos versos, nos regresa al pasado con ese detalle colegial.

Y sinceramente solo atino a decir que acierta la editorial, los jóvenes, y acierta Luis Jairo Henao, porque seamos claros, ser romántico no es ser cursi, antes bien, es mostrar ese otro yo sensible, de piel, que busca no su otra mitad, sino su otro entero y que el autor ya nos venía acostumbrando a esta deliciosa temática donde los púberes son los protagonistas del amor platónico, el humor mancebo, y las astracanadas de ese mundo en maduración hormonal y sentimental.

Por consiguiente, con Las ganas de leer me las aguanto, el maestro ha sabido capturar el espíritu del momento, pues el amor romántico no tiene moda ni tiempo, y por eso, en su momento el periodista Miguel Álvarez de los Ríos dijo sobre el autor que «su poesía, amorosa, es concisa, casi esquemática, pero plena de hallazgos líricos; tiernos reclamos, el olvido, la ausencia». Palabras que siguen resonando, pues Luis Jairo Henao, con casi cuarenta años en la escena literaria, sigue escribiendo para el sentimiento de los jóvenes, aunque en verdad, esto es para todo aquel que siente y añora, ya que ser joven es estar eternamente enamorado. ¡Así es y será!

Uno, de los muchos poemas del autor de este nuevo libro, nos deja en claro lo anterior:

«Todo por un mapa»

El mapa fue testigo de nuestro amor.
El día que te preguntaron
La capital de ese departamento.
Tú me miraste
Y tus labios disimularon
Una sonrisa para mí.
He tratado de dibujar el mapa
Pero solo tengo memoria para pensar en ti.
Te regalo esta hoja cartográfica
Con el croquis de mi corazón.

Y luego, más y más poemas del autor que tratan sobre lo elemental del amor, de la ternura, del sentimiento que nos ennoblece. Finalmente, igual que los antiguos escritores daban un reino por un argumento, este libro vale cada segundo, cada vibración, y eso no tiene precio alguno. Página a página se nos muestra este movimiento del alma enamorada, el perfil del joven que considera que no existe el mundo, sino su mundo, y que el amor es eterno y habita, para su sorpresa, en el cuerpo del otro.  Sin más, recomiendo una obra que ya está dispuesta para los lectores de Pereira y el Eje Cafetero y con total confianza les aseguro, será una buena adquisición, pues ser joven y estar enamorado (reciba esta revelación), es tener complicidad con el pasado. Salud.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: