Las cuatro de Peggy

«La vida es en, efecto, un extraño don y sus privilegios, en suma, peligrosos»

William Hazlitt


En efecto, luego del ligue con la gente de Olmedo, y a eso de las 3 de la mañana, fuimos a parar a un apartamento en el barrio Providencia, donde cuatro hombres, dispuestos a todo por tener sexo, estaban arrellanados en un sillón grande y viejo. Al ingresar, no percibimos ni el sonido de una mosca, aunque sí olía a alcohol antiséptico y las paredes del lugar eran más blancas que culo de rico. Al principio ninguno de los cuatro hombres emitía una sola palabra. Solo tenían miradas demasiadas estúpidas, perdidas, e infantiles para estar en cuerpos tan mal presentados.

―¿Tendremos sexo o qué? Les preguntó exasperada Margot.

Y uno de ellos se puso en pie y nos dijo, puntillosamente, lo que teníamos que hacer. Por su forma de hablar y de mover las manos, nos dio la impresión de estar frente a un profesor de primaria, pues ordenaba aquello sin esperar una respuesta de nosotras, y sin sonreír, solo esperó obediencia. Hicimos lo que pidieron y deseaban. Estábamos allí enviadas por Madame Peggy, y ya todo estaba organizado de antemano. Sin embargo, luego de 25 minutos de jaleo, los cuatro adultos, en secuencia, dieron señal de repentino ataque al corazón.

Nos detuvimos, y Yane, en estado de shock, insistía en lanzarle preguntas a esos cuerpos maleables:

―¿Han tomado algo previamente? ¿Son alérgicos a algo? ¿Tiene alguna medicina entre sus bolsos?

―Es una sobredosis de feromonas. Bromeó Sulaika.

Consternadas, esperamos un momento y uno a uno volvió a su color y clima natural. Empezaron a vestirse y se fueron como una pandilla escolar. En ese instante nos enteramos de que los cuatro hombres eran psicoanalistas de la escuela de Freud, a excepción de uno, que era adepto a Charcot y Mesmer, y trabajaba hace cuarenta años hipnotizando personas. Todo tiene sentido, dijo Madelyn, por eso fue que vi en la mesa central libros como La vida sexual de Catherine Miller, la única edición que se conoce de Matriuska, y un libro de poemas eróticos de Eduardo López Jaramillo.

Todas se miraron con perplejidad y llegaron a pensar si acaso estos hombres les hacían el amor o solo las estaban psicoanalizando sexualmente, porque uno de ellos no dejaba de revisar las nacaradas nalgas de Margot, y otro prefería succionar los rosados pezones de Yane, mientras otro solo reparaba en la cara de Sulaika, como si estuviera buscando las facciones de su progenitora. Por poco, el trabajo de campo nos cuestas la vida, -dijo Madelyn. Y nos echamos a reír entre nerviosas y excitadas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: