El oxímoron de la guerra

La guerra está en el espíritu humano. Pero hay que entender esto no como una afrenta a las luces, al bien, o como una virtud inherente del ser, sino como una ausencia de paz, de turbación, de sosiego, que habita el alma humana.

Más que una definición, la guerra llevada a la práctica, es una actitud humana equivocada. Si se entiende como confrontación, muerte, batalla, Occidente tiene la culpa de tal etimología, pues esta palabra en sánscrito significa “deseos de tener más vacas”, igual que pecunio, que se traduce como dinero, es cabeza de ganado.

Hay algo sospechoso tanto en la palabra “Guerra” como en la palabra “Dinero”, aunque el significado no se derive tanto del diccionario como del hombre, ya que donde quiera que estén, en cualquier época o lugar, siempre recurrirán a realizar tonterías y las mismas tonterías.

Así es que no hay nada más agrícola y medieval que apelar a una confrontación bélica hoy en día. O mejor, nada refuerza más la tesis de nuestro estado primitivo, y poco culto, que seguir luchando por intereses políticos, pedazos de tierra, o conceptos de libertad enmarcados dentro de una ideología específica. Si los sistemas homogéneos y capitalistas gozan de lo que llaman “democracia, libertad y oportunidades”, el Nuevo Socialismo apela a lo mismo solo que con otros métodos, independientemente que sepamos cómo terminó el viejo socialismo y el comunismo del siglo XX.

Es verdad que las ideologías son los grandes cementerios del mundo. Pero el antiguo dicho reza que si nos enojamos con el que está enojado nos asemejaremos a él. No hay diferencia. Y de eso se trata la tan poca y mal entendida doctrina de la “no violencia” de Gandhi, Tolstoi, Luther King, Thoreau y otros. Ante ella uno se pregunta ¿es débil ser golpeado sin responder? ¿Es señal de superioridad agredir y tomar por la fuerza de las armas algunos derechos? ¿Es aceptar la culpa no responder a la agresión? Y así varias preguntas que caerían en oídos sordos y para las cuales hay respuestas concretas que nadie quiere escuchar.

Y es este momento histórico con Venezuela el que me recuerda a Tiziano Terzani y su libro “Cartas contra la guerra” un libro sentido palmo a palmo, y donde al leer tiene uno que refugiarse de un balazo argumentativo, porque el agresor siempre cree ser el defensor, aunque el agredido no sea necesariamente el que reconozca su culpa. Ya lo dijo alguien, “la historia la escriben los vencedores”.

El concepto de democracia griega, no es nada parecido, ni siquiera roza, a lo que hoy se entiende como tal. Por supuesto, no soy un teórico del tema, pero si revisamos la historia de las culturas antiguas, comprenderemos que en las ciudades-estados, la aristocracia fue derrotada para dar pie a la democracia, pero por regla general, la democracia dió pie (y da) para la tiranía, ya que ningún gobierno puede afirmarse sino es con la violencia, y todas las leyes se resumen en mantener al ciudadano individual a raya.

¿Qué sucede entonces en este tiempo donde suena campanas de alarma y de guerra entre Estados Unidos, Rusia, Venezuela, Colombia, etc? Que la violencia con la que se busca este fin embrutece al que la sufre y al que la comete. Uno no sabe cómo va a terminar este episodio del vecino país armado con metralletas y espadas, versus el mundo preparado con Black Hawk y misiles dirigidos por celulares.

La caída de Nicolás Maduro es inevitable, sin embargo, hay muchos elementos oscuros para derrocar gobiernos que se desconocen desde que H. Kissinger ideó el plan de hacerlo todo con saña y maquinación. Lo cierto es que Colombia necesita “campos de comprensión” más que “campos de guerra”. De optar por esto último, no sería anormal que se hunda en un mar de locura humana. Es más, sería lo normal, como todo fin bélico, que exista sangre y jóvenes sacrificados por símbolos patrios que se justifican racionalmente por televisión.

Ninguna guerra trae paz, pues de hacerlo sería un evidente oxímoron.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: