Denken, el nazi, ha resucitado

 

Apt Pupil, una película de los años 90´s, es un drama psicológico que atrapa al cine-vidente porque es una producción hecha en clave nazi. Uno se atrevería a pensar que hay cierto morbo histórico en trabajos de este tipo, casi, como si el espectador pidiera conocer algo más del ya archiconocido horror auspiciado por el régimen del Nacional Socialismo, y quisiera saber qué sucedió con toda esa súper burocracia alemana que sembró el terror en Europa por medio de una jerarquía obediente y cruel.

¿Las cenizas de Hitler fueron vaciadas en una alcantarilla de Stalingrado? ¿Fue realmente Ernst Kaltenbruner el asesino de Dietrich Bonhoeffer? ¿Ilse Koch, “La zorra de Buchenwald” se suicidó o murió sonriendo impunemente? Y más cuestiones que despiertan la curiosidad humana y que films de este tipo, además de la literatura, se encarga de avivar.

 

apt_pupil_review_images_v04

 

Así entonces con “El aprendiz” o “El alumno aventajado” como llegó esta película subtitulada a Latinoamérica, no estamos frente a una filmación basada en hechos reales, sino delante de una ficción derivada de un libro de la tetralogía Different Seasons escrita por Stephen King en 1982. Tetralogía que en cierta forma se convirtió en una mina de oro para los cineastas de Hollywood y de la cual salieron otras obras adicionales, pero no similares, a esta.  Este es casi el único escrito sobre el drama de un criminal de guerra creado por el reconocido escritor.

Obviamente, como siempre sucede, la película no le hace justicia al libro, al igual que “El Resplandor” también escrita por King, fue una patada filmográfica que Stanley Kubric le propinó en los cojones, pero, siendo honestos, el guionista Brandon Boyce supo hacer lo suyo en esta obra para acercarse a la narrativa original.

Pero regresemos, ya que en los años 90 hubo una gran producción de películas con tramas nazis o neo nazis como La Lista de Schindler (1993), Historia Americana (1998) X y Aimée y Jaguar (1999), pero Apt Pupil se presenta sin ambages con fuerza argumental y un guion hilarante que conserva el lenguaje propio de la rebeldía y el autoritarismo de sus personajes.

Ya en cuanto a técnica, solo la fotografía parece tener un punto débil al conservar una monotonía cansina y el audio pudo haber sido mejor para realzar ciertos momentos tensos de la producción. En fin, gajes del oficio.

 

s-l1600

 

No todos, por supuesto, tienen afección por este tipo de films. Y en verdad es entendible. Pues en el plano moral son heridas históricas que los vencedores y las victimas no quieren recordar, o al menos, glorificar. Ya bastante sufrieron esos hombres tatuados con números en sus brazos, identificados con estrellas de David, y torturaros por Joseph Mengele y otros jerarcas nazis, que escaparon, murieron, o quedaron impunes sin responder por el holocausto y esos millones de muertos sin sepultura, sin rostro y sin verdugo concreto a quien juzgar.

Estoy seguro que Simón Wiesenthal, el legendario cazador de nazis, vio esta película para entretenerse pero también para reforzar su vocación de perseguidor de criminales de guerra. Asunto que lo llevó a entregarse a la causa, vivir y morir por ella.

Así entonces a los comentaristas judíos del portal de cine especializado Rotten Tomattoes no les causó gracia esta obra y la puntuaron muy bajo a modo de rechazo.  Razón que quizá tiene que ver con algo, que a mí me parece genial, (opino desde la óptica de crítico) a ellos horroroso, el que en la relación amistosa de un viejo nazi llamado Arthur Denken (Ian McKellen), con el adolescente, Todd Bowden (Brad Renfro), se inviertan los papeles, es decir, que el jerarca alemán, que parece un discípulo de Adolf Eichmann y Klaus Barbie, no sea el personaje central y maquiavélico, sino que lo sea el joven, quien en su etapa de rebeldía se obsesiona con el nazismo hasta querer emular ese culto a la fuerza.

 

apt-pupil-1998

 

Este nudo gordiano e inverso es lo que nos plantea el director Bryan Singer y que para asegurar esto y hacer énfasis en el espectador, preparó un final tan sorprendente que sin lugar a dudas refrenda la intencionalidad y lo genial de este drama.  Es mi opinión como crítico y cine vidente.

Hablando ya en términos generales, la industria global, hasta hoy 2019, se apropió de los nazis para realizar producciones zombies, documentales, videojuegos, películas, una nueva historia e ideologías políticas modernas, convirtiendo estos personajes en íconos sensacionalistas de la cultura pop.

Personajes alemanes siniestros que se han convertido en la “droga” mediática más pura para llamar la atención y hacer películas como Apt Pupil, el remake de “Operation Finale” emitida por Netflix este año, y de la cual hay una reseña en Papel Pixel, y cientos de otros productos más.

 

mv5by2iwzweyzjutmzvlns00owjjlwezztatytm5zwnhmzcwnzq5l2ltywdll2ltywdlxkeyxkfqcgdeqxvymteznzczma@@._v1_

 

Estos chicos malos del Nacional Socialismo suscitan emociones, rencores, economía, superando a los buenos Aliados que sobresalieron en la segunda guerra mundial y que solo recibieron medallas y se convirtieron en ejemplos para occidente y sus instituciones.

Con Apt Pupil hay un capítulo abierto, es decir, la idea de que el espíritu nazi perdura en el tiempo, así los vencedores hayan dado su versión del asunto queriendo “desnazificar”y erradicar esa máquina totalitaria del mal estancada en el imaginario popular.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: