Mass pueblo, mass-media

Guerrilla Communication´s street art with the image of the Latin American Liberator, Simon Bolivar

“Un solo hombre libre es suficiente para probar que la libertad no ha muerto”

Tiqqun

Organe conscient du Parti Imaginaire

 La raíz del deterioro democrático en Venezuela es que en este, como en los gobiernos socialistas o populistas de otrora, Nicolás Maduro no ha podido tomar control de la mayoría de los medios de comunicación de su país. Esto es una ventaja para los opositores, y una desventaja para los que intentan sostener el aparato gubernamental a toda costa porque cuando triunfan los medios de masas,muere el hombre libre para dar paso al hombre politizado. El filósofo y escritor Umberto Eco decía que no «hace mucho tiempo para adueñarse del poder político en un país era suficiente controlar el ejército y la policía… hoy, un país pertenece a quien controla los medios de comunicación».

Palabras acertadas para el contexto de la política venezolana que se ha adueñado del poder por la vía populista e ideológica, pero que tiene un aparato propagandístico muy debilitado. La guerrilla que lucha contra su gobierno no es como las de las Farc en Colombia, sino una guerrilla semiológica que tiene en sus manos armas como celulares, redes sociales, radios on-line y los medios periodísticos independientes (de derecha, curiosamente) siempre prestos a comunicar objetivamente. Un ejército de jóvenes deseosos de libertad que ya no entienden el patriotismo en términos de morir por la patria, sino en una forma de expresarse libremente.

Y así entonces, la pregunta que nos hacemos los latinoamericanos normales y silvestres que no somos pro-gringos, ni anti-gringos, es ¿La democracia en Venezuela es una democracia electoral o una democracia ideológicamente electoral? Los videos de violencia y represión policial que inundan la redes, las declaraciones y el estado de la oposición, los preocupantes informes de Freedom House sobre la situación venezolana, no obedecen a “ver lo que uno quiere ver o lo que le toca ver” porque no existe una tal confabulación de medios contra ideologías políticas, sino que todo esto es una preocupante radiografía social, un grito ciudadano. Además que estos acontecimientos actuales son casi una confirmación de lo que dijo el sociólogo Max Weber, parafraseando magistralmente a Trotsky, que el Estado solo se puede definir sociológicamente por referencia a un medio específico que él posee: la violencia física. Dejando en claro la naturaleza política del arte de gobernar.

La desazón que hay en el escenario latinoamericano es que los gobiernos de corte populista o socialista pongan la idea o el programa por encima de la razón o la ley y a su vez pongan en riesgo los derechos más elementales de los ciudadanos como la justicia, la honra, la libertad de expresión, etc. La vida es un bien preciado y no debe haber leyes acomodadas a ninguna ideología que la destruyan. De ahí, el peligro de las causas partidarias. No se ignora ese fenómeno que los sociólogos modernos llaman “El despertar de los latinos” pero seguro este evento no se llevará a cabo por medio de ideologías europeas que no alcanzaron su cenit por traicionar la praxis que preconizaban.

Claro, esto de la guerrilla semiológica no es nada nuevo, igual que la fuerza bruta de Goliat contra la ingenuidad de un pequeño David, pero una pequeña piedra hizo toda la diferencia. Piedra que en los países tercermundistas, es la libre expresión por vía de los mass-media, y que funciona como un gran mensaje revolucionario con onda expansiva.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: